Riesgos de la Himenoplastia

La himenoplastia es un procedimiento quirúrgico que se encarga de restaurar el himen en la mujer que perdió su virginidad tras el primer encuentro sexual, o porque realiza ciertas actividades físicas que produjeron el estiramiento y rotura del himen.

El himen no tiene una funcionalidad mayor en el cuerpo de las mujeres. Sin embargo, por motivos religiosos o sociales, en ciertas culturas es muy importante que se mantenga intacto hasta el matrimonio. Por esta razón muchas pacientes se someten a este procedimiento quirúrgico.

El himen es una membrana que está ubicada en la entrada de la vagina y posee una pequeña abertura que permite el paso del flujo menstrual. Sin embargo, hay casos en los que la mujer no tiene orificio alguno en este tejido, por lo que precisan de una intervención quirúrgica para corregir este defecto anatómico.

La himenoplastia se caracteriza por restaurar el himen de tal forma que a simple vista sería imposible saber si una mujer se realizó esta operación.

Elegir al cirujano

La salud no es un juego, sobre todo cuando de procedimientos quirúrgicos se trata. Aun cuando muchas intervenciones son de bajo riesgo, es posible que surjan complicaciones si:

  • No se toman los cuidados especiales post operatorios
  • La técnica fue realizada por una persona inadecuada o en un espacio distinto al de las instalaciones hospitalarias.

Es necesario que el médico que realice este procedimiento sea un cirujano especialista en el área genital femenina, que esté plenamente calificado y cuete con una amplia experiencia. Esto disminuirá los riesgos de complicaciones por una mala praxis médica.

Si vas a elegir a un médico para que lleve a cabo este procedimiento quirúrgico, verifica que esté inscrito en la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética.

Otra opción es que asistas a una consulta con tu ginecólogo de confianza y solicites una recomendación de cirujanos plásticos especializados en el área genital femenina.

Es importante que antes de realizarse la himenoplastia, verifiques toda la información del médico, escoge aquel que te inspire confianza y comodidad.

Preparación de la himenoplastia

Como todo procedimiento quirúrgico, requiere de una adecuada preparación, esto evitará que surjan imprevistos que imposibiliten a la paciente de realizarse la himenoplastia.

Además, con ello disminuirán los riesgos que la intervención pueda traer, ya sea durante la himenoplastia o en el post operatorio.

Si la mujer es fumadora, se requiere que deje de fumar un mes antes de la operación, y que retome su hábito un mes después. Esto contribuirá con el proceso de cicatrización.

No se recomienda a la paciente consumir aspirina u otros medicamentos inflamatorios días antes de la intervención quirúrgica. En el caso que la mujer tome pastillas anticonceptivas, se recomienda detenerlas el mes antes de realizarse el procedimiento quirúrgico.

La paciente debería hacerse la prueba para ver si es apta para la anestesia que sería utilizada durante la intervención.

Cabe destacar que la himenoplastia se trabaja con anestesia local, no será necesaria la sedación, a menos que el especialista lo considere necesario. Tras acabar la intervención, el mismo día la paciente puede volver a casa a comenzar el reposo.

Principales riesgos

La himenoplastia es un procedimiento quirúrgico que no implica un mayor riesgo durante la operación. Sin embargo, en la mayoría de los casos las complicaciones surgen en el post operatorio, creando síntomas molestos y que exponen la vida de la paciente.

Cada mujer manifiesta signos diferentes ante los riesgos que puede traer la himenoplastia. Uno de los más comunes es el dolor después de la intervención quirúrgica, también la inflamación. En estos casos se recomienda a la paciente tomar ciertos medicamentos que regulen estas molestias.

El dolor y la inflamación se presentan en la mayoría de los primeros días post operatorios de la himenoplastia.

Otro de los riesgos que trae esta intervención es una infección en la zona tratada. Es decir, en la vagina. Para eso es importante tomar las medidas de higiene adecuadas.

Una infección en la zona tratada se corrige con el uso de antibióticos recetados por el especialista. Entre los síntomas menos comunes y que comprometen la vida de las pacientes están la hemorragia y el daño en vejiga o recto, que en la mayoría de los casos se debe a una mala praxis médica.

Postoperatorio

El postoperatorio es muy importante para evitar los riesgos de esta intervención quirúrgica, como la inflamación, dolor, infección en la zona tratada, hemorragia y daño en vejiga o recto.

La paciente que se sometió a una himenoplastia regresará a casa el mismo día de la intervención y necesitará un reposo relativo de dos días. Deberá cumplir con una higiene íntima, recomendada por el especialista. Es importante el uso de agua limpia y jabón con Ph neutro dos veces al día.

Los puntos de la intervención se caerán solos a los 15 días, se caracterizan por ser absorbibles. No se aconseja realizar actividades físicas que impliquen la ruptura del himen, como montar a caballo, bicicleta, gimnasia, entre otros.

Tampoco es prudente el uso de tampones sino hasta cuando la paciente tenga su primera relación íntima después de haberse sometido a una himenoplastia.