Himenoplastia o reconstrucción del himen

Es común preguntarse qué es el himen: cosiste en una membrana muy delgada que obstruye el orificio de la vagina a nivel superficial. 

Se encuentra en las mujeres desde el momento del nacimiento y se caracteriza por tener una pequeña abertura para facilitar el paso de la sangre proveniente de la menstruación.

himenoplastia

El tamaño y la forma del himen vaginal variará en cada mujer. Sin embargo, en la mayoría de los casos no está cerrado por completo, aunque es probable que se encuentre sellado sin ningún tipo de abertura hasta la primera menstruación.

En estos casos, es común que la persona presente ciertas dificultades debido a que el flujo menstrual no se desarrolla como debería, lo que provoca severos dolores. Cuando esto ocurre, es necesario un procedimiento quirúrgico que corrija esta condición anatómica.

La rotura del himen vaginal se asocia con la pérdida de la virginidad femenina, que se da en la primera relación sexual.

No obstante, al ser una membrana muy fina y frágil, muchas veces suele romperse por ciertas actividades físicas, en la mayoría de estos casos no se produce dolor alguno o un leve sagrado.

Clases de himen

El himen vaginal tiene diferentes clases: está el himen normal, donde la membrana delgada puede hallarse situada en la línea media de la vagina o en la parte de arriba. Las mujeres no suelen tener dificultades con él.

También encontramos el himen atípico o anómalo, este himen vaginal se caracteriza por tener diferentes formas, como el biperforado, el cual posee un tabique. Esto ocasiona que se divida en dos orificios. El imperforado, que requiere un procedimiento quirúrgico, el califorme y el hipertrofiado.

En tercer lugar se encuentra al himen vaginal flexible, su orificio permite que el pene o incluso los dedos entren en la vagina sin romperse. Esto se debe a que sus dimensiones se incrementan cuando estos elementos entran al cuerpo femenino, si luego vuelven a la normalidad cuando salen.

Por último, está el himen vaginal con orificio dilatado, el cual se produce en la mayoría de las ocasiones por una dilatación que ocurre con el paso del tiempo al realizar ciertas actividades o debido a una malformación congénita.

¿Dónde está el himen?

El himen vaginal se encuentra en la entrada de la vagina. 

Existe una confusión sobre él, la mayoría de las personas creen que el himen abarca toda la entrada de la vagina, hasta el momento en que se pierde la virginidad, debido que este se abre al estirarse con la entrada del pene o, en varios casos, de los dedos cuando la mujer se masturba.

Es natural que el himen vaginal posea una pequeña abertura que permite el paso del flujo menstrual, incluso, posibilita el uso de tampones cómodamente. En circunstancias inusuales, el himen cubre por completo la entrada vaginal, causando ciertas dificultades a la hora de la primera menstruación.

La mujer sufriría dolores de vientre y de estómago por esta razón, por lo que tendrá que someterse a un procedimiento quirúrgico que consiste en la remoción de la parte extra de la membrana.

Sin embargo, existen otro tipo de intervenciones con el fin de restaurar el himen.

Himenoplastia

La himenoplastia, conocida coloquialmente como una reconstrucción del himen, es un procedimiento quirúrgico que tiene una duración aproximada de una hora.

cirugia del himen

Su finalidad es la restaurar el himen. Aunque no tiene una función clara, tiene un valor social y cultural elevado, ya que se refiere a la virginidad femenina, que es sinónimo de pureza en algunas culturas.

Cuando este se desgarra, ya sea por un encuentro sexual e incluso por realizar ciertas actividades como montar a caballo, el tejido de la membrana se estira y se rompe. En ocasiones, ante dicha ruptura se produce un leve sangrado y dolor. Sin embargo, es común que la mujer no lo sienta.

Este procedimiento quirúrgico restaura el tejido, pero deja un orificio diminuto que permite la salida del flujo menstrual y otros.

Cuando se pierde la virginidad femenina, o la membrana se rompe por otras causas, es común que queden restos de himen.

Operación para restaurar el himen

La himenoplastia es una intervención que requiere de anestesia local o general, con una duración que varía entre los 40 minutos y una hora aproximadamente, en caso que no se presente alguna dificultad durante el procedimiento.

Aunque es una operación de bajo riesgo, es importante que se realice en un centro hospitalario que cumpla con todos los requisitos de sanidad, y el médico que la realice sea especialista en ello. De este modo se disminuirán los riesgos del post operatorio en el corto y largo plazo.

El cirujano especialista en el área de los genitales tiene la obligación de explicarle a la paciente todas las medidas extraordinarias y habituales que deben tomarse en cuenta para que la himenoplastia sea todo un éxito.

Este es un procedimiento quirúrgico que no requiere un ingreso clínico, se debe a que la anestesia que se utiliza es local. Después de unos pocos días, la paciente que se haga una himenoplastia puede continuar con su estilo de vida, salvo para algunas actividades que sí requieren más reposo.

Cita médica diagnóstica

En la primera consulta médica, el doctor deberá brindarle a la paciente toda la información relacionada con la himenoplastia, y también revisará su historia clínica. Durante esta primera visita médica también es importante realizar una exploración de los genitales.

Esto tiene como finalidad la medición de algunos parámetros necesarios para llevar a cabo la intervención quirúrgica. Se tomará en cuenta el estado general de salud que la paciente posee. Además, en algunos casos se tomarán fotografías para examinar los resultados posteriores a la operación.

La paciente deberá realizarse exámenes previos a la himenoplastia. Esto servirá como apoyo para que el especialista conozca su estado general. Entre ellos se encuentran los exámenes sanguíneos, como un preoperatorio, una ecografía y un electrocardiograma.

Es importante dar a conocer al cirujano especialista las enfermedades de la mujer, también sus alergias a los medicamentos y si se encuentra bajo algún tratamiento médico. Esta primera consulta sirve para aclarar todas las dudas al respecto.

Técnicas a realizar

La técnica más sencilla para llevar a cabo este procedimiento quirúrgico es aquella que consiste en unir los restos de himen que hayan quedado de la vagina de la paciente, Este procedimiento se aplica cuando la ruptura del himen vaginal es pequeña.

Otro caso común es cuando el especialista utiliza otros tejidos de la paciente y los implanta en la vagina, creando un nuevo himen. En algunas ocasiones se incluye una cápsula gelatinosa que se elabora en los laboratorios la cual tiene como finalidad imitar la sangre.

Por otro lado, también es posible que se realice una cirugía plástica genital. En ella el especialista deberá hacer una incisión a cada lado de las paredes vaginales que está cubiertas por mucosa, extrayendo un ligero tejido y colocándolo en la entrada de la vagina.

 Aunque la himenoplastia es un procedimiento quirúrgico de bajo riesgo, siempre surgen complicaciones. La mayoría de ellas se presentan durante el posoperatorio, entre los síntomas más comunes destacan la inflamación, dolor, infección en la zona genital o urinaria, y en casos más extremos hemorragias y ligeros daños en el recto o la vejiga.

Sobre el procedimiento quirúrgico

Restaurar el himen es un procedimiento que se realiza a través de la técnica de los puntos de sutura. Su duración es de aproximadamente de una hora, y además no es necesario el ingreso hospitalario. Es una intervención ambulatoria.

Se aplica anestesia local. Sin embargo, el especialista evaluará las condiciones de la paciente, y de ser necesario aplicará una anestesia general.

 La cicatrización total de la himenoplastia sucede a la quinta semana del post operatorio. La paciente deberá acudir a una última consulta médica para verificar el estado de sus genitales. No obstante, al cuarto día de la intervención, la mujer podrá volver a sus actividades laborales.

El precio de la himenoplastia varía dependiendo del sitio en el que se vaya a realizar la intervención y de la técnica a utilizar.

Un procedimiento quirúrgico para restaurar el himen tiene un precio de 3.500 euros aproximadamente. Si es una intervención láser, tendrá un valor aproximado de 1.500 euros o 2.000 euros.

Himenoplastia láser

La himenoplastia láser es otra alterativa si de restaurar el himen se trata. Mo obstante, dependiendo del caso de cada mujer, el especialista determinará cual es la técnica más adecuada para ella, tras una evaluación del área genital y de la salud general de la paciente.

La salud no es un juego, por eso hay que tomar con responsabilidad todas las recomendaciones del especialista.

La himenoplastia láser tiene como finalidad reconstruir el himen de la mujer. En estos casos los síntomas post operatorios son leves inflamaciones y dolores.

No se presentan a menudo circunstancias que incluyan infección o hemorragias, o que pongan en peligro la vida de la paciente.

Los motivos por el cual las mujeres suelen reanalizarse este tipo de procedimiento muchas veces se debe a la presión social o religiosa, dependiendo de sus costumbres y creencias.